|

ESP | CAT

En 1914 Miguel Ferragut volvió de Argentina sin haber hecho ninguna fortuna, y aquí fundó el horno en el barrio antiguo de Palma, que heredó su hijo Joan Pujol, nuestro abuelo.

 

A los 16 años nuestro padre ya trabajaba en el horno aprendiendo el oficio que años más tarde le convertiría en el "maestro de maestros" y así, con el tiempo, se convirtió en el Horno de Can Miquel de sa Peletería.

 

Miquel hizo del Horno un lugar emblemático. Sin tener ningún máster, sus manos dulces, hacían que mucha gente, de Mallorca y fuera de ella, se sintiera afortunada de haberlo conocido. Probar sus ensaimadas era un viaje hacia la tradición y la excelencia. Un sabor, una textura y una delicadeza únicos, que fusionados, cautivaban a todos los que la probaban. El escritor y periodista catalán Josep Pla, solía preguntarse "como los mallorquines con su carácter tan cerrado podían elaborar la cosa más ligera, aérea ya la vez delicada de la repostería de este país. Un producto con un peso atómico a la medida del paladar humano y de su espíritu ".

 

Tan grande como persona que como maestro panadero, Miquel nos dejó a principios del mes de febrero de 2014, dejando un precioso legado a manos de sus hijos, que hoy, emprenden la aventura de La Vida Dolça, una nueva generación con las recetas y toda la repostería de siempre, y sobretodo, con la misma sonrisa de niño feliz de su padre.

fotos cedidas por Marta Alonso y www.iaiacocoi.net

La Vida Dolça - Forn Pastisseria

Escola Nacional, 19  |   07198 Son Ferriol  |  Tel. 971 428 985

www.lavidadolca.es    ·   Pedidos click aquí

 

© 2014. Todos los derechos reservados · Aviso legal  ·  Política de privacidad   ·   Galería de fotos

 |